jueves, 29 de diciembre de 2011

¡Que vivan los polvorones!... pero lejos

Otro año ha llegado y se ha ido la Navidad, esa época del año en el que todo lo bonito se vuelve más bonito, lo feo menos feo y lo que era una mierda… sigue siendo una mierda. Pero si algo caracteriza estas entrañables fiestas son sin duda los reencuentros.

El reencuentro con las películas lacrimógenas de Antena 3, que si durante el resto del año son algo empalagosas en navidad las recubren con capa extra de azúcar “glasé”. Señores de Antena 3 encargados de poner los filmes de la hora de la siesta en Navidad: estamos celebrando una fiesta, F-I-E-S-T-A, ¡Qué manía con hacernos llorar cual vírgenes marías desconsoladas! Que parece que en vez de celebrar que nace Jesús estemos celebrando su muerte, ahí, en plan gótico-macabro… [Un momento, esto también lo hacemos, ¿no?]

También nos reencontramos con la familia. Pero no la familia “de siempre” no, la familia lejana. Esos entrañables ancianos que no te reconocen por la calle el resto del año pero el día de nochebuena cuando los visitas para felicitarles las fiestas se afanan en cebarte comiendo polvorones y turrón a la hora de merendar. En el mismo grupo se encuentran las vecinas de escalera. Esa fauna inhóspita y poco estudiada que de manera silenciosa y casi siniestra acechan tras la mirilla, esperando el momento más oportuno para asaltarte y hacerte la cabeza un bombo con la excusa de felicitar las fiestas. Todos y todas las conocemos: son las señoras “rellenitas” y ligeramente malolientes; las habladoras con las Zapatillas Star* incrustadas a los pies; las adictas a la laca y gritonas…

Con los turrones y polvorones mencionados también nos volvemos a ver las caras… Después de una abusiva comida navideña en la que parece que vas a acabar arrojando jamón y queso por las orejas cual Fontana di Trevi en versión charcutera aparece la rebosante bandeja de dulces. La mera visión ya produce arcadas, pero tu no te dejas impresionar por tales bajezas propias de mortales, sino que aprietas un poco más y engulles salvajemente hasta que notas que el polvorón ha encontrado ese hueco desocupado entre el archiconocido jamón y el cordero asado.

Pero sin duda el reencuentro más temido es el que espera cada vez que abres la puerta del baño. Espera ahí quieto, latente, silencioso entre las sombras. Un suave escalofrío te sube por la espalda y eriza la pelusilla de la colleja, el típico sudor frío de las pelis se aloja en las axilas formando una sospechosa mancha oscura y un ligero amago de apretón provoca que sientas las repentinas ganas de sentarte en el trono…Entonces te armas de valor, está decidido, debes hacerlo. Cada paso significa el avance imparable hacia el horror, hasta que finalmente subes, te quedas quieto y los números empiezan a subir. ¡Mierda, 2 kg más!

Señoras y señores, este sin duda es el reencuentro más traumático después de la Navidad, y es que esa relación tan íntima solamente se puede dar con la báscula: la terrible confesora, guardiana de secretos insondables para la mayoría de la población femenina y parte de la masculina.

No nos engañemos, ya no cuela eso de “Como me he pasado estas navidades… Me pongo ya con la operación bikini…” No te jode, ahora será culpa de las navidades que estés así… Venga va, ¿Que pasa, que lo que has zampado el resto del año no cuenta? Un poquito de honestidad por favor…

Pero que no cunda el pánico, en el intento de perder algo de peso siempre nos quedará el dulce recuerdo de ese polvorón no deseado que acabamos tragando… ¡A ver si nos sirve de escarmiento para el año que viene!

"De cómo exorcizar ese turrón de tu cuerpo"

Esta semana me he portado mal, lo sé, merezco un castigo, pero como sé que me queréis tanto, os digo que si hacemos que hoy es domingo no pasa nada.

Cuando Estela me llamó este lunes preguntándome por qué no había publicado mi columna del domingo, he de reconocer que pensé en no cogerle el teléfono, porque claro, uno está de vacaciones y dejar el trabajo a un lado parece un imperativo, aún así contesté al teléfono:


-Hola mi rey

-Hola Estela

-¿A qué juegas? ¡si no me aceptas dímelo pero no juegues conmigo!

-Estela cariño, sabes que te adoro, pero estoy de vacaciones

-¡Me da igual! ¡o escribes algo ya o se me va a resfriar el pezón de tenerlo al aire!

-Bueno, vale, escribiré


Y aquí me tenéis dando rienda suelta a mi navideña inspiración desde el sitio menos navideño de España en estos momentos (Tenerife) y si, para los que lo estáis pensando, está muy bien estar en Tenerife en estas fechas, tengo 15 grados y una hora más que vosotros, pero esto es de todo menos navideño.

Como ya sabéis estamos en esa “maravillosa” época del año llamada Navidad y patrocinada por El Corte Inglés, pero tras esta “entrañable” época llega el luto oficial de los bikinis del mundo y la típica amiga que ha cogido unos kilitos y está deprimida no, sino lo siguiente, pero ¡Coño! ¡Cierra la boca, copón!
Desde aquí propongo una navidad a base de bimanan y con una foto de Alaska sin maquillar en la nevera, por si nos cuesta no abrirla.

Y sino, comed hasta hartaros y luego apechugar con las consecuencias a lo Teté Delgado, con mucha gracia (¡qué bien me cae esa mujer!).

La navidad saca lo peor de mí, las cosas como son, así que besos para todo, disfrutad lo que podáis, comed lo que queráis, no hagáis nada de provecho y en enero todos a llorar.


¡Hasta la semana que viene!


MesTrece


Twitter: MesTrece

domingo, 25 de diciembre de 2011

Destrozando grandes Clásicos: Heidi.

El otro día me levanto, entro al salón y me encuentro a I. viendo Heidi, sí, a las 7.30 de la mañana echan Heidi… insólito, los niños salen de clase y ven Sálvame, y mientras duermen, echan Heidi. En fin, a lo que iba, era el capítulo en que ella vuelve a las montañas desde Frankfurt y justo pillé el momento en que se está despidiendo de Clara (que rabia me sigue dando la puta niña esa, k boba, pija y pava que era…). Total, que me las veo allí mirándose cara a cara, como si ambas se estuvieran hablando mentalmente y yo pensando “a mi esto me suena, esto lo he visto yo hace poco…” y de pronto lo vi claro, esa cara de Heidi, esa mirada, ese corto de pelo tan macho… Heidi creció y ahora se llama Chelo García Cortés!! En serio, de pronto toda la verdad vino a mi y lo vi todo claro. Pero vayamos por partes, porque estuve viendo el capítulo y vi cosas que no eran muy normales.
Heidi García Cortés, esa niña que a todos nos caía tan bien, era en realidad una hipócrita y una japuta… por un lado tiene a Clara ahí llorando de tal forma que la tía no debió mear en 2 semanas y cuando le pide que cuando quiera puede volver va la otra y le dice que no cree que vuelva porque ella quiere estar en la montaña, y por otro lado, esto me pareció más fuerte, se lleva una cesta entera de pan blanco para la abuelita. Adorable, pensaréis. Una mierda. Ahí sólo pueden suceder dos cosas, o bien el pan llega duro y la pobre vieja no puede hincarle el diente, más que nada porque no tenía ni uno, o bien el pan llega bien, que a saber donde se habrá metido el pan la niña para que eso pase, y la pobre abuela al masticar con las encías el pan blanco, se le hace una bola, se atraganta y estira la pata. Yo tiro para esta segunda opción, primero pensé que la niña podría haber modificado el testamento de la vieja para heredar ella, pero luego pensé que heredar qué? La pobre abuela vivía en una cabaña que se caía a cachos, como no quisiera heredar la rueca con la que hilaba… que tampoco entendí nunca eso, la tia se pasaba el día hilando y ni una batamanta se hacía en toda la serie, se jodía de frío en invierno y la muy petarda sólo hacía que hilar.
A la cría la acompaña en el viaje en tren el mayordomo, que desde el primer momento parece que se desvive por su trabajo. Pues tampoco, el cabronazo llega al pueblo, se entera de que el abuelo vive arriba de la montaña y ya le ves la cara de “ufff que palo”, y en cuanto que la niña le dice que se sabe el camino de memoria va él y ahí que la deja, sola, vamos, que ha llegado a vieja de milagro, porque la podrían haber secuestrado, como que la podrían haber matado y aparecido en una cuneta…
Para los que no vísteis la serie, os cuento, que más adelante deciden traerse a Clara, y a su silla de ruedas a las montañas. Sí, poca cabeza, pero la de todos, porque ahí entra mucha gente a la que se le fue la olla, el abuelo y la niña por proponerlo, el padre por acceder y el médico por decir que le iría bien. Yo no soy médico, pero vamos, que la cabaña estaba arriba de una montaña, accesibilidad 0, y con una pendiente que sólo te hace pensar que entre todos querían despeñar a la pobre inválida.
Pero todo aquello pasó, las niñas crecieron, les perdimos la pista durante años y como os dije al principio del post, Heidi se cambió el nombre por Chelo, salió del armario y se jincó a Bárbara Rey. Por unos momentos pensé que Bárbara era en realidad Clara, pero no. Clara emigró a Sudamérica, ella sabrá porque, que ya hay que tener ganas de cambiar Frankfurt por el cono sur, pero bueno… lo que decía, emigró allí y triunfó en los culebrones ¿Qué no? miradla:

http://www.youtube.com/watch?v=AhKaD84kvUM

La misma cabellera, la silla de ruedas y sobretodo esa cara de boba que sólo dan ganas de darle con toda la mano abierta y decirle que espavile. Y con Rottenmayer y todo, que ni el paso de los años la calmó, siguió igual de gruñona y de loca.
Y si esto os ha chocado id llenando el botiquín de Trankimazines porque cuando empiece con los posts de Disney… ahí sí que habrá traumas que tendréis que tratar…


Y ahora si me queréis... seguiRme en Twitter: @Irrer_hutmacher

sábado, 24 de diciembre de 2011

Amar VS Querer

Ahora que llegan estas fechas en las que nos inunda el espíritu navideño y las moñerías, he querido recuperar una reflexión que escribí no hace mucho, en una época de mi vida que poco tiene que ver con la actual.

Lo primero, para darme cuenta de las cosas tan maravillosas que sentía antes (que pena de juventud, que pena... jaja), y lo segundo porque en estas fechas tan señaladas, me llena de orgullo y satisfacción reconocer que no poseía ningún tema preparado y elaborado lo suficiente. Y como vosotros, seguidores fieles, que habéis hecho que mis dos últimas entradas sean a día de hoy unas de las más populares, os merecéis lo mejor de lo mejor, la crem de la crem.... Creo que con esta reflexión amorosa escrita por mí (y actualizada, que mi yo anterior era algo moñas) ablandareis vuestro corazón e iréis a aguantar a la suegra de mejor humor esta noche.

Para empezar, dedicar esta entrada a TI, por haberme hecho pasar 4 de los mejores meses de mi vida. Todo esto empezó por una pregunta que me lanzaste "¿Te gusto?".

Pues sí, que sepas que me gustas, pero en el más amplio sentido de la palabra… no me gustas para un rato, ni para unos días… ni siquiera para unas semanas o unos meses… me gustas, pero lo mejor de todo es que me gustas para SIEMPRE. Quizás no te lo creas porque soy una GILIPOLLAS que solo puede quedársete mirando como una tonta cuando está contigo… que por nada del mundo estropearía esos momentos especiales: estar hablando, callarnos, mirarte con esa CARILLA que tanto te gusta, decirme lo de “¿qué harías ahora?”, reírme y no HACER NADA, porque NO. Primero, porque sólo por el simple hecho de estar contigo soy feliz, me basta con que me hables, te rías de mí, me vaciles, me cuentes tu día, te desahogues con tus problemas, juegues conmigo (por cierto, sabes que soy una insegura, y te aprovechas), me repitas lo difícil que eres, me sienta genial porque me hayas dado la oportunidad a mí, una gilipollas del quince… Y segundo, porque para mí sería el fin del mundo que en ese preciso momento girases la cabeza… sabes que no me arriesgo, aunque el que no arriesga no gana, pero…

Tengo miedo!! Sí, seré muy mayor, muy madura, y todo lo que quieras, pero también uso de eso. Tengo pánico a perder lo que teníamos, tengo pánico a que creas que para mí eres un rollo más, otro tanto en mi lista particular, algo de cuatro ratos, un juguete de usar y tirar…Y es que si piensas estás cometiendo un error.

Sonrío cada vez que me hablas, me preocupo por ti, hago mil y una cosas para poder verte aunque sea media hora, soy capaz de leer de nuevo tus mensajes 10 veces más, eres lo único que me alegra el día incluso cuando creo que es imposible, me sacas una sonrisa incluso cuando lloro, me dices todo con frases tan simples como “así está bien J” “me encanta la carilla con la que me miras”… a mí sí que me gusta, que no me canso de verte.

Pero bueno, soy consciente de que puede ser que tú no sientas lo mismo y no te atrevas a decírmelo. Si el problema es que sólo me quieres como a una amiga más, pero que no quieres perder la relación y las horas hablando que pasamos, de acuerdo. Me seguiré preocupando de ti, seguiré yendo a verte, quedaré contigo y nos echaremos unas risas. Si es lo que realmente quieres que sea, seré solamente eso, una amiga. No intentaré besarte nunca más, no pensaré en tener contigo algo que vaya más allá de la genial amistad que teníamos antes de que se nos pasara por la cabeza esta genial locura.

Es sabido que te quiero un montón, pero eso era de antes… ahora además, me gustas. En el amplio sentido de la palabra. Acepto todas las condiciones de uso (las únicas que me he leído en mi vida) que conllevan esa frase.

@SandriSax [si te gusta, ya sabes, sigueme #viatwitter] ;)

martes, 20 de diciembre de 2011

Fistros y monstruosidades varias

Porque solamente existe una atrocidad aún mayor que la foto del DNI: la de la orla. ¿Alguien puede explicarme de qué jefe de estudios masoca/cabrón/sediento de venganza fue la gran idea de llenar los pasillos de rostros grasientos y hormonados?

No es nada agradable entrar a primera hora al instituto (que de por sí el simple acto ya resulta vomitivo) y encima encontrarte con el careto de algún lumbreras al que el día de la foto lo iluminó nuestro señor con su halo divino de sabiduría suprema y decidió elaborar una especie de tupé fallido con el que malgastó al menos tres botes familiares de brillantina; después de esta escena de lo único que tienes ganas es de encerrarte en el váter más próximo a llorar murmurando frases trascendentales acerca del sentido de la vida y preguntándote hacia donde nos lleva esta nuestra existencia y si vale la pena seguir postergando esta vida de dolor y sufrimiento.

¡Qué manía con hacer experimentos ese día precisamente! ¿Es tan difícil ir “normalito” a clase el día de la foto? Y cuando digo “normalito” también incluyo evitar parecer un conguito/haber sufrido una insolación en cuestión de 24 horas, fruto de un costoso trabajo restregando maquillaje contra la piel, ¡Que pareces Baltasar! Después no te quitas eso de la cara ni con el fairy…

En realidad toda la culpa no es de uno mismo, ni mucho menos, tranquilo que si hay tres personas para hacer las fotos a ti te tocará el más inútil de todos, vamos o es inútil o tiene fijación enfermiza por el cubismo porque te echará el flash en el momento que cruces los ojos, tu cuello esté en ángulo raro o simplemente estés mirando al infinito cual estampita de santo milagroso.

También puedes tener el grado máximo de mala suerte ese día (fruto de alguna práctica aborigen relacionada con el vudú y/o rituales satánico-tribales) y que la madre naturaleza te dote con todo su paquete de ofertón en granos. A esa gente hay que tenerle mucha pena y respeto, debemos apoyarles moralmente y psicológicamente porque hablando en plata, eso sí es una putada, el grano decorando tu cara por los siglos de los siglos.

Pero lo mejor de todo esto es el destino final de las orlas, sobretodo el de las más antiguas (sí, esas en las que aparece gente sacada de la serie “Cosas de Casa” o en su defecto de “El príncipe de Bel-Air”, con pañuelos de discotecas garrulas, la raya de los ojos pintada hasta la nuca, cadenas de perro doradas al cuello y/o gafas de pantalla que ocupan media cara y ayudan a mantener el anonimato de los afectados) que acaban abandonadas cual perro sarnoso en el pasillo más dejado de la mano de Dios (y de la de las señoras de la limpieza).

Aunque las orlas siempre han sido un apartado traumático de nuestras vidas tenemos que aceptar que no todo es malo, intercambiar impresiones sobre el gran abanico de posibilidades en caretos que nos brinda la vida cuando se trata de esta cuestión es siempre una actividad relajante y moralizadora en un pequeño descanso después de horas [ejem, ejem] estudiando.

Y si con esto aún no tienes bastante, piensa que además de poder burlarte del empollón de turno, del garrulo de clase y de la guarrilla reconocida y públicamente repudiada de la última fila también puedes admirar la expresión deforme de tus profesores cuando aún tenían pelo, lucían un precioso bigote o simplemente parecía que los habían cebado cual cerdo preparado para la matanza.

¡Ah! Y si en la foto de la orla sales mal que no cunda el pánico, en la del DNI estás aún peor.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Estupideces de mi vida: Conspiraciones y mentiras

Mucho se nos ha hablado durante la historia de la humanidad de fenómenos extraños como avistamientos ovnis, conspiraciones de gobiernos, misterios de la iglesia, Nostradamus, el triángulo de las Bermudas o el cuadrado de Cercedilla del Campo… sin embargo hay algo mucho más misterioso de lo que nunca se ha hablado. Algo tan fuerte que ni (Fr)Iker Jiménez lo ha tratado en su programa por miedo a que le ocurra algo...
No dudo que muchos anteriormente se habrán percatado de ello pero seguro que les han silenciado. Espero que no me pase nada por escribirlo aquí, al igual que espero no poneros en peligro por haceros conocedores del hecho. Si a partir de este post dejo de publicar os pido que lo hagáis publico para que todo el mundo sepa lo que está pasando.
Yo, junto a I. (que así me reparto más la culpa), hace tiempo que nos hemos venido dando cuenta del grave hecho, hace tiempo que sabemos que nos mienten, que desde pequeños se nos habla de algo que es totalmente falso. Estoy seguro que en cuanto os lo diga, más de uno se parará a pensar y se dirá “pues es cierto, tiene toda la razón”.
Os aviso, hay que hacer un poco de memoria, intentar recordar momentos puntuales, tal vez no sea fácil, algunos de vosotros tenéis graves problemas para recordar ni tan sólo lo que habéis hecho esta mañana a causa de la bebida que os metéis en la droga cada finde…
Después de todo lo dicho, voy a soltar la noticia, lo que hemos descubierto…
PARAGUAY NO EXISTE!!!
Lo sé, lo sé, estáis en shock, pensáis que estoy loco, es normal, es como cuando os dicen que los reyes son los padres y no podéis creerlo, y os vienen a la memoria momentos en los que visteis a uno dejando los regalos, o cuando ibais a entregarles las cartas, o cuando veíais la cabalgata y no podéis creer que todo eso sea falso, pero así es.
Lo mismo pasa con esta bomba que acabo de soltar, Paraguay, ese país que nadie sabe situar en el mapa, no existe, y si no comprobadlo, pensad por un momento en el mapa de Sudamérica e intentad situarlo, una vez lo hayáis conseguido id a Google escribís el nombre del pseudo-país y mirad donde se supone que está. ¿Qué? ¿Quién ha acertado? Si alguien lo ha conseguido que no se enorgullezca tanto, significa que tiene el cerebro más lavado que los demás… simplemente.
Sigamos con el ejercicio mental para que os deis cuenta que lo que os digo es cierto: Visualizad por un momento esas imágenes de los telediarios en los que hablan de alguna cumbre latinoamericana, esas en las que va el Príncipe Felipe en plan “príncipe de todos los latinos” y en los que se ven a todos los líderes de esas naciones sentados con sus banderas y sus nombres y respectivos países en una placa… ¿alguien ha visto alguna vez al de Paraguay? ¿Alguien puede decir que alguna vez lo ha visto hablar en semejante cumbre? ¿o como se llama? Pero si hasta el de Nicaragua ha hablado!! o el de El Salvador!!! Pero del de Paraguay ni rastro…
También es significativo que en esta época en la que hay tanta inmigración, en la que por todos lados hay gente de todos lados no conozcamos a ningún Paraguayo, creo que conozco a gente de todos los países de Sudamérica (vale I., y también me lié con varios representantes entre ellos algún orco de Mordor), pero ni tan sólo conozco a alguien que conozca a un Paraguayo…
Si nos vamos al tema catástrofes la cosa no cambia… terremotos en Chile, en México, en Haití… inundaciones en Brasil… matanzas en México… desprendimientos en Perú… el corralito en Argentina… Chávez y su Venezuela… las guerrillas en Colombia… la dictadura cubana… pero en Paraguay nunca ocurre nada. ¿Acaso es el tan ansiado paraíso? ¿Tal vez está protegido por los dioses de todo lo malo? No hay corrupción, no hay desastres naturales, ni accidentes sonados… coño pero si hasta de Suiza que no se mete nunca en nada ni opina sobre nada se habla más!!!
Ya he dicho que nunca aparece nada relacionado con Paraguay en las noticias ni nada así pero, fijémonos por ejemplo en programas como “El diario de la antes conocida como Patricia” o en “La búsqueda”, programas que en muchas ocasiones recurrían a inmigrantes en busca de sus familias a las que hace años que no veían por la distancia… jamás vi a un Paraguayo allí sentado.
Por otro lado seguro que todos conocemos a gente a la que le encanta ir de viaje en plan mochilero, y que para ello escoge Sudamérica como destino pero… ¿conocéis a alguien que se haya ido de mochilero por Paraguay? Nadie. Y cuando digo nadie no significa que yo no conozca a nadie, es que, como he dicho antes, ni tan solo conozco a nadie que conozca a alguien que sí lo haya hecho…
Nuestra teoría es que si vas a una agencia de viajes y pides información sobre Paraguay automáticamente quien te atienda intenta quitarte de la cabeza la idea de viajar allí, pero si uno insiste y no se deja convencer entonces, en cuanto teclean tu nombre y el destino, te dan la información y tu te dispones a irte a casa a estudiar todo lo que te han dicho resulta que en el trayecto a tu casa aparece una furgoneta, abre la puerta lateral, te arrastran dentro, te ponen una capucha negra y nunca más se supo… Estoy convencido de ello.
Hace poco, hablando con mi amiga M. la cual trabaja en una mayorista de viajes, le explicamos nuestra teoría y de pronto se quedó pensativa y exclamó “uau! Sabes que nunca me han pedido ningún viaje relacionado con Paraguay?? Joder, es que me han pedido para un montón de sitios de por allí pero nunca nadie ha pedido nada de ese país, ya no tan sólo es que no me hayan pedido ir allí, es que ni tan sólo pasar, ni en un circuito, ni para hacer escala entre vuelos, joder es que ni tan sólo sé las siglas del aeropuerto para mirar vuelos… y ni una sola llamada de una agencia diciendo tener a algún paraguayo que pida vuelos para visitar a su familia”.
¿Todo muy extraño, no os parece? Pues ale… si desaparezco espero que os convirtáis todos en monos azules voladores como los del Mago de Oz y lo contéis todo. Ni que sea en Sálvame panda de hijosdeputa, que me veo que os he contado esto, me pasará algo y os callaréis como putas. Si es que me lo veo venir… cabrones! (por si acaso)

Y ahora si me queréis... seguiRme en Twitter: @Irrer_hutmacher

domingo, 18 de diciembre de 2011

Inconsciencia VS Control

El inconsciente lo definiríamos como “el conjunto de los procesos mentales que no necesitan depender de una prioridad, pues o bien no son relevantes para la tarea que se está desarrollando o porque ya tienen un camino establecido que atiende a esos eventos de forma automática, por lo que no son pensados conscientemente”. Sin embargo, yo lo definiría algo así como “aquella parte de uno mismo que se dedica a hacer malas pasadas a la consciencia y establece largas discusiones con ella”.
Resulta sorprendente lo que puede llegar a hacer esta pequeña cosa metida en nuestro cerebro. ¿Sabías que si algo realmente nos gusta se nos dilatan las pupilas? Y qué decir de aquella sensación extraña ,que se adueña de nuestra cara , y juega con nuestra sonrisa, dibujándola a sus anchas, cada vez que vemos a ESA persona. “Sé te ve el plumero” como dirían algunas personas.
Además, he de añadir a todos estos estímulos el dialogo interior, que se produce en mi mente, cuando ESA persona hace algún comentario cariñoso o que tiene “libre” interpretación. Para concretar más, he de decir, que siempre acaba ganando el “yo malo” (al menos en mi caso), aquella parte de uno mismo que te hace resaltar todos los defectos y te hace que te compares con otras personas.
En estos momentos es cuando necesitas un gesto o algo que te haga salir de aquellas automutilaciones. Requieres algo totalmente gratuito y que tiene un valor monumental. Un abrazo, un beso, una mirada de comprensión o ternura… Algo que te haga poner los pies sobre la tierra. Sin embargo, los seres humanos tenemos ese gran poder que nos hace seguir adelante frente a las adversidades y ser lo suficientemente fuertes para plantar cara y decir:
¡Aquí estoy yo!

Así que ya sabes, abre la ventana, grita al mundo lo que sientas, manda a paseo a los lastres, obvia la opinión de la humanidad sobre lo que está bien y mal, y sobre todo, sé feliz, disfruta de la gente que te quiere y a los que no... hasta luego :)

Esta entrada se la quiero dedicar a mi bruja de Nix, que escribe cosas de estas que acabas de leer... y muchos sentimientos más!!

"Love, actually?"

Para escribir esta tercera columna no tenía nada en mente hasta que hace unos días, dando una vuelta por la ciudad, en un paso de peatón, me crucé con una parejita de esas que todos odiamos.

Una pareja de esas que van de la mano y cada dos pasos se abalanzan el uno sobre el otro para decirse lo mucho que se quieren y para atascar la acera con tanto amor, de esas. En ese momento, en ese preciso instante, mientras esa pareja se daba todo su amor en el semáforo para deleite de toda la gran vía y bajo esas luces ¿cómo decirlo? Tan navideñas, tan bonitas, tan amarillas, tan ASQUEROSAS, supe que tenía que advertiros del gran peligro que corréis.

Desde tiempos inmemorables el ser humano ha buscado el amor en cada película romanticona y edulcorada, en cada canción de Carlos Baute (que por cierto, me haríais un gran favor si alguno de vosotros le dijese a este chico que pare, pero que pare de verdad y para siempre, mira Álex Úbago, algún alma caritativa le dijo que ya estaba bien y no ha vuelto a publicar un disco, pues eso ¡a por Carlos!). Lo malo de todas estas parafernalias amorosas es que la gente acaba creyéndoselas y en Navidad más aún. Porque por culpa de El Corte Inglés y otro grandes manipuladores de mentes como Disney, creemos que en Navidad todo es posible ¡Oh! ¡El amor de mi vida me acecha debajo del árbol de navidad! ¡LOS COJONES!

Llegados a este punto os voy a dejar las cosas claras, a esos domingos de amor en el sofá que salen en las películas hiperglucemicas solo se le equiparan en la realidad los domingos en los que, los dos en el sofá, eso sí, os peleáis por ver quien se hace como el mando, tú quieres ver la peli chorra de Antena 3 y él un partido de 2ª regional de turno ¡echad un polvo coño y apagad la tele ya!

En las películas él está todo el día diciéndole a ella lo maravillosa que es, lo genial que le queda todo, lo preciosa que esta siempre y en la realidad cuando tú entras por la puerta de casa, él te saluda con un pedo y un gruñido, algo como muy de “donde hay confianza da asco”.

No usará posavasos, no se acordará de tu cumpleaños, pasara de tu madre, tu padre, tu hermana tu tia y hasta de tu perro. Aprovechará cada ocasión que pueda para irse de cervezas con sus amigos y además hará todo lo que tú odio y tú harás lo mismo.

Así que, para que mentirte, no te enamores, no tengas pareja, no te cases, no vivas con él (o con ella), haz el amor que es y te sienta mejor y sal por piernas mientras puedas, que total, a fin de cuentas, un polvo a tiempo, arregla muchos problemas.

¡Nos leemos el domingo que viene!



MesTrece


Twitter: @MesTrece


PD: Gracias, porque cada semana (y ya van tres) me hacéis estar entre los artículos más leídos.

viernes, 16 de diciembre de 2011

[VLOG] Viernes con... JuanitoVision

"Clichés de pelis de terror" - JuanitoVision


Cartas al arcoiris

¡Hola a todos-as! Me gustaría compartir con ustedes una experiencia increible. Me recomendaron leer los artículos de un blog. Después de hacerlo, las sensaciones me inundaron, y  me plantee muchas preguntas: ¿realmente elegimos cómo y con quién vivir?  No podemos saber sobre lo que nos ocurrirá en el futuro. Nosotros no elegimos a nuestros padres, elegiremos a nuestra pareja, si decido  tener  hijos, sólo podré elegir  el momento, pero no como serán.

El blog del que les hablo trata de los sentimientos de una madre con un hijo con discapacidad, de su manera de vivir y de afrontar las cosas que le suceden. Parece mentira  que nosotros nos hundamos con "problemas" que creemos "sin solución" . Vemos el vaso medio vacío ,cuando hay personas que lo ven medio lleno o lleno del todo. SEÑORES LA VIDA HAY QUE AFRONTARLA CON UNA SONRISA.

Una vez un amigo me dijo que cuando me sintiera "floja de ánimos" me levantara por la mañana, me mirara al espejo , me sonriera a mí misma y me dijera: buenos días guapa. Y la verdad es que me funciona, me ayuda a ser un poquito más feliz. Y con el siguiente blog que les voy a adjuntar espero que lleguen a la misma conclusión que yo: MIRA LA VIDA CON UNA SONRISA
 
 http://cartasalarcoiris.wordpress.com/

jueves, 15 de diciembre de 2011

La Danza del Buitre

Te encuentras con tus amigos, bailando, bebiendo y quizás restregando tu culo contra otro ser humano, por que sí, por que los aforos completos se inventaron para el roce; y el roce hace el cariño y es así como las discotecas comprar acciones de Durex... Pero ese es otro tema, que me voy por las ramas o los cerros de Úbeda.

En fin, te encuentras en plena fiesta apoteósica, en tu salsa, cuando de repente te fijas en esa mirada furtiva que no te quita ojo. Si fuera una mirada felina te sentirías hasta alagada, te haría incluso ruborizar, pero para nada es el caso. Su mirada es más de marsupial salido (tanto como el pico de una plancha o incluso la aguja más alta de una catedral gótica), un poco atolondrada por el alcohol, ni siquiera inspira nada y de inspirar algo es más bien repugno puto, y perdón por la expresión.

Ya te ha visto mirarle. La has cagado pequeña cachorrilla.

Sigues en tu burbuja ebria con hilo musical (tu burbuja, tus normas) cuando ves que algo revolotea a tu alrededor con un cubata casi agotado y más lleno de agua de hielo derretido que otra cosa. Asombrosamente, el ser en cuestión, es capaz de seguirte el ritmo bailando, eso sí, solo con su cabeza, añadiendo además una sonrisa de galan (o eso cree él).
Cuando te has querido dar cuenta está intentando meter una de sus piernas entre las tuyas añadiendo: "Eh, bailamos reggaeton..." Y no sabes que te da más pena, si su escasa pronunciación o que por su culpa has perdido todo el libido y lo único que quieres es irte a casa o en su defecto meterte a monja.

Sin más dilación (que no dilatación) me despido hasta la próxima. Y recuerda: Si has vivido una experiencia parecida no dudes en comentar. Y si no la ha vivido comenta dando gracias al Señor. Un besazo mis pequeños cachorrillos.

@SamInvention

miércoles, 14 de diciembre de 2011

[VLOG] Jueves con... Álvaro y Clau

"Tarot de la pitonisa Úrsula Yumalay" - Clau y Álvaro


Cortejar VS Avasallar

Todo el mundo está de acuerdo conmigo en que la relación entre un hombre y una fémina nunca suele empezar con buen pie. Y ahora os preguntaréis vosotros, bloggeros masculinos… ¿cuáles son las claves por las que una mujer te rechaza? Gracias a mi abultado tiempo libre, y a unos cuantos libros didácticos, os podré resumir lo que podría definirse como el DECÁLOGO DEL ANTILIGADOR.

1. Empecemos por las frases para entrar a una “titi”, “pava”, “jamelga”, “pájara”… Si os dais cuenta, todo macho posee un manual que se reduce a estas 3 frases “¿Sueles venir mucho por aquí?”, (Solía, me prometo que a partir del finde que viene cambio de zona y, si es necesario, de ciudad), “¿Qué hace una chica tan guapa como tú tan sola?” (¿No ves que me espantas hasta al camarero?), “¿Por qué estas tan seria?” (Espero que haciéndome la borde te vayas rapidito…).

2. El tema del alcohol. Está muy bien eso de que “los borrachos y los niños siempre dicen la verdad”, pero… lo de que tengáis que beberos hasta el agua de los hielos para entrar a una tía, dice mucho. Estoy segura de que muchas se quedan con las ganas de decir eso de “retirada del permiso de circulación por alcoholemia, circule”.

3. El cansino. Para reconocer a este tipo, fijaos en el número de indirectas con las que os aburre… “estoy solo en casa, estoy solo en casa….” No me extraña, Macaulay Culkin, con esa cara y esa peste a whisky barato, no me extraña…

4. Recientemente, se han dado casos de un nuevo ligador, llamado “vividor-follador”. Así, todo junto. Su misión: ir como Contador en un Tour, “a piñón”. Que caiga la que caiga, pero que caiga alguna en la trampa de la cama. Que te lo crees, hasta que te das cuenta de que ni folla, ni deja vivir.

5. Si somos simpáticas, no necesariamente es porque nos habéis ligado… Es para que luego no nos llaméis bordes. Bueno, y porque nos gusta ver la cara de lelos que se os queda cuando, después de 5horas de conversación nos levantamos, os damos 2 besos y nos vamos a casa. Y vosotros con todo el calentón. Poooobres ilusos.

6. La alianza. Si vais a poner los cuernos a vuestra mujer o estáis divorciados… decidlo, la marca del anillo nupcial en vuestro anular os delata. ¿Veis como fijarse en los detalles nos da ventaja? Si omitís este dato, vais finos filipinos… Ya no por la mujer (aunque se han dado casos que también), sino porque te da por pensar “si rompe el contrato con Dios, ¿qué no hará este cabrón conmigo, que me acaba de conocer?”.

7. Dos mujeres hablando solas NO ESTÁN DESESPERADAS. Simplemente, mantienen una conversación interesante. Aunque ya estáis vosotros para cortar el rollo. Todavía os creéis que no tenemos otra cosa mejor que hacer que estar esperando a que un cansino se te acerque y te diga… “¿Cómo es que estáis tan serias?”

8. Si os decimos que tenemos novio/pareja/marido/loquesea… Hay dos opciones: que sea verdad y no queremos porque no somos infieles… o que sea mentira y lo digamos porque no queremos porque no somos imbéciles.

9. Por último, creo que sobra decir que la frase “estudias o trabajas” está totalmente obsoleta… mayormente porque trabajo, poco… y porque la inteligencia de las mujeres estudiantes nos impide caer rendidas ante cualquier papanatas que te suelte 4 frases de Torrente, Rafa Mora o sustitutivos…

10. Ah! y POR FAVOR no uséis NUNCA el típico juego de “¿Conoces a mi amigo Lelito?” Porque ni le quiero conocer a él, ni a ti, ni a los 15 babas restantes que habéis venido a pillar cacho a bulto, sin mirar y atropellando a inocentes solteras.

Definitivamente, los hombres están hechos de otra madera… No sé si peor o mejor, pero más rara que Rajoy hablando inglés.

Y la que no haya sufrido alguno de estas terribles técnicas de cortejo, la recomiendo que salga a disfrutar de nuestra querida fauna española.



Este blog va dedicado a mi amiga Lucía que, aunque diga que su Jesu está entre ese porcentaje de hombres en peligro de extinción (esos que merecen la pena), alguna perla se le caerá :)


SandraCapa... defensora de las causas desaparecidas.

Estupideces de mi vida: Políticamente (in)correcto

Siempre me he caracterizado por decir lo primero que se me pasa por la cabeza sin calcular las consecuencias que tendrá para mi o para los demás, por no ser para nada políticamente correcto, por no seguir esas "normas sociales" llenas de frases que se dicen sin pensar, simplemente porque el momento las requiere y que hacen que por ejemplo si alguien nos enseña a su retoño la gran mayoría se lance a un mar de frases del estilo "que guapo es", aunque parezca que le hayan dado un portazo en toda la cara, "que ojazos", aunque los tenga cerrados, "qué grande" aunque todos vengan a ser de un tamaño estándar... en fin, que yo nunca hago esas cosas.
N
o sé, ni me importa, si es una virtud o un defecto, quien lo ve como un defecto ha aprendido, o aprenderá a base de mis tajantes respuestas ante estas situaciones a que no debe enfrentarme a ellas, o sea, ni debe enseñarme fotos de sus hijos, ni preguntarme si me gusta su peinado, o si está guap@ ni nada así, porque lo que piense lo diré. Por otro lado, quien lo ve como una virtud lo usa en su bien y por ejemplo, ante la duda de si algo le sienta bien o mal, vienen a mi y me dicen algo como "te lo pregunto a ti porque eres el único que si es que no, dirás que no", y se fían... (ilusos, lo que no saben es que encima soy algo cabrón y a veces miento). Aun recuerdo la cara que se le quedó a un excompañero de trabajo que me enseñó una ecografía de su futuro hijo y le dije ¿si no me gustan los niños en color, que te hace pensar que me gustará uno en blanco y negro?”.
N
unca entendí esas madres que se vuelven locas con los partos y que no toleran que digas absolutamente nada sobre sus hijos. Por suerte para mi humor negro tengo algunas madres con quien descargar, mi amiga Naza se quedó embarazada y le repetí tantas veces lo de estás engendrando al Mal que ahora todos nos referimos a la cría como el Mal”, pero a ella le dedicaré un post especial más adelante, la hija congoleña de Aurora para mi se llama Blanquita, y luego está la Sudi (sí, Sudi, de sudaca, es argentina. Eh! No me juzguéis! Yo no la hice nacer allí! Yo pongo los motes por lo que cada uno es). Vaaaale, soy un cabrón... anda que habéis descubierto América diciendo eso...
En fin, la Sudi no esperó a que yo pusiera mote alguno al hijo que llevaba dentro, ella misma, al no poder ver en sus ecografías el sexo de su futuro humauaqueño le bautizó con el nombre de "el Alien", tanto lo repitió que un día publiqué en el muro de su Facebook la siguiente imagen:

Daros cuenta de los siguientes detalles:

- Se ve a la perfección que es un bicho raro.

- Se ve la cola.

- Se ven los dientes afilados.

- Se ve la cabeza alargada.

- Y sobretodo, debajo está el logo de la película y los símbolos de las productoras.

Pues bien, aquí confirmé mi teoría de que, como he dicho miles de veces, la gente es gilipollas y que, como he dicho más arriba sueltan las frases de rigor "porque toca" y sin fijarse para nada.
La Sudi se partió de risa con la imagen, tanto es así que la colgó en sus álbums de fotos con el título de "ECO del alien", las reacciones fueron increíbles, la gente no paraba de ponerle mensajes del estilo "se ve precioso", "al fin sabes que es un niño, menuda cola", "que bonitoooooo", "divinoooooooo", "felicidades"... yo lo flipé, en serio. Estaba así: O_o’
Esperaba que alguien dijera que se parecía a uno de los dos, que os juro que he presenciado momentos en que alguien ha mostrado una ecografía y algún tarado ha asegurado ver parecido con la madre o el padre... y yo con la boca llena de sangre mordiéndome la lengua… bueno vale, eso nunca ha pasado, lo de morderme la lengua quiero decir, todo lo demás, aaaaaamos… aaaaaaaamos… palabrita del niño Jesús (sí, el que amantedeCristo asegura que vive y que nos odia por “geys” como dice él… anda que el día que me ponga a escribir sobre este tio se me quedará el ordenador sin tinta…)

Y ahora si me queréis... seguiRme en Twitter: @Irrer_hutmacher

martes, 13 de diciembre de 2011

Tu también has sido victima de algo así

Lo siguiente que voy a relatar es algo que a quien más y quien menos le ha pasado.

De esto que vas por la calle paseando al perro, con una amiga, un amigo o solo y te cruzas con una anciana que te mira, pero te mira fijamente, fijamente y mal, como si le hubieses hecho algo en esta vida o en una vida anterior... tu al ver esta situación incomoda, la saludas, no se sabe bien si saludas por acto reflejo o por quitarle hierro al asunto... pero ella no solo no te devuelve el saludo sino que resiste, te sigue mirando y tu y tu cara de situación podéis ver como empieza a pasarte revista empezando por abajo, subiendo y deteniéndose a la altura de tu cintura, ve por donde llevas el pantalón y al ver que lo llevas "bajo" continuará su examen pero esta vez lo hará moviendo su cabeza de lado a lado en forma de negación, llegará a tu cara (si llevas piercings los examinará con detenimiento) hasta detenerse de nuevo en tus ojos, que la miran empezando ya a creer en el mal de ojo, para ver que una vez a finalizado su examen da media vuelta y se mete en su casa como si nada, después de haberte hecho pasar los 30 segundos mas inquietantes de lo que llevas de día. Y tu continuas tu camino sintiéndote culpable por si acaso.

Tampoco quiero generalizar, obviamente todos los ancianos no son iguales.

Cuando me pasa esto no puedo evitar sentir curiosidad por como la miraban a ella los ancianos y que pensaban cuando ella era la joven y como miraré yo a la juventud cuando la anciana sea yo porque obviamente los tiempos cambian y las maneras de pensar también.

Y habiendo hecho esta reflexión sobre la existencia no os aburro más, si os ha pasado u os sentís identificados comentar y contadme vuestras experiencias con ancianas, ancianos, niños, marcianos, murciélagos o chupacabras.

También podéis seguirme en Twitter, a veces pongo cosas @LaOsa_92

Los Armarios No Son Probadores

Y qué gran verdad. Uno (o una en este caso) que se juega el tipo por salir de ese húmedo y oscuro sitio donde solo apesta a naftalina de vuestra bisabuela Loli con un toque de calcetín sudado del tío Evaristo, para que llegue otro entre y salga cuando le sale del la punta... de la nariz.
Pues haré de esta entrada un entretenido tutorial, dónde si os ofendéis es por daros por aludidos pequeños cachorrillos.

Primera cuestión primordial:
CÓMO DETECTAR A UN PROBADOR

Es fácil: Conviven en ambiente heterosexual. Su pareja es del sexo opuesto a la vez que todas sus anteriores. Aunque parezca ilógico defiende el movimiento gay, a primeras no tiene sentido, pero todos sus argumentos caerían si le tachan de homófobo por reprimir lo que verdaderamente piensa. Se las da de moderno/a visitando bares de ambiente y más de una vez ha dejado caer el tema del trío; con alguien de su mismo sexo, claro.

Segunda cuestión igual de importante:
DÓNDE PUEDES ENCONTRAR UN PROBADOR

Lamentablemente, en cualquier sitio. Puede ser alguien de tu trabajo, un colega de toda la vida o un desconocido en una discoteca. Si has salido del armario con más gloría que pena, estás perdido querido cachorrillo. Te mirarán con curiosidad hasta los pajarillos del parque. Afortunadamente con el primer paso podrás estar alerta.

Tercera cuestión (Opcional):
Y ¿SI ME APETECE?

Querido, haz lo que te salga del chichinabo. Si es solo sexo, perfecto, pero sino, te encoñarás, sufrirás, más te encoñarás, te mentirá y se irá con su mujer o su marido. Eso es así y es irrevocable. Si el sujeto en cuestión tiene dudas sobre su homosexualidad, perfecto. Podrás abrirle un nuevo campo de visión del mundo (y no solo el sexual) pero la mayoría de las veces no suele ser así. Yo solo te digo: Cuidado.

Cuarta cuestión imprescindible:
QUÉ HACER DESPUÉS

Si el encuentro ha dado lugar a sexo salvaje, tántrico o incluso un polvete tonto, cuéntaselo a tus confidentes ¿no? Eso sí, si la persona es muy allegada a ti, ni se te ocurra por un instante revelar su nombre, por que siendo sinceros, el mundo homosexual es muy juguetón y aparte de no querer joderle la vida con su pareja tampoco queremos que cientos de perras hambrientas se abalancen sobre tu última adquisición. Si el encuentro ha dado lugar a dolor y sufrimiento, mejor guárdatelo y cuéntaselo a tu diario.


Hasta aquí este humilde tutorial. Espero que os sea útil en vuestra ajetreada vida sentimental. Recordad que todos somos iguales y que no solo los heterosexuales prueban... ahí lo dejo. Un besazo cachorrillos.

@SamInvention